martes, 15 de septiembre de 2015

LA MAQUINILLA DEL TIEMPO

No. No me refiero al smart watch que llevas en la muñeca y te avisa de cuándo toca ir al baño (sacar el tema), sino a la que, hipotéticamente, debería permitirnos viajar por otras épocas. Ah! Si yo fuera capaz de algo así. Justo hoy, que salía la esquela de mi añorado James Last. Digo añorado porque admirado me parecería faltar a la verdad. Su música era positiva y sencilla, "easy listening". Vamos, la música que escuchas en el pasillo de lácteos o en el ascensor, pero que también  me acompañó en muchos viajes al cole a través de una cinta que estaba como soldada al casette.
"Registraría el logo de la manzana de Apple"
Volver a esa época que a veces odiaba, pero como un visitante del futuro, con todas las combinaciones de la lotería y unos cuantos inventos en la manga, sería una experiencia maravillosa. Lo primero que haría es registrar el logo de la manzana de Apple; luego convencería al Fary para que interpretara Billy Jean, el futuro gran éxito de Michael Jakson. Por último, me daría dos hostias bien dadas a ver si espabilaba de una vez. Pero seamos realistas, eso es algo que no se conseguirá hasta dentro de, como mínimo, dos años; seis meses si entra en el proyecto Corea del Norte. Sin embargo, hay algo más accesible e igual de importante. Se trata de viajar al presente. Para muchos, conseguir algo así significaría darse cuenta de con quién están hablando, o encontrar papeleras para todo lo que tiran al suelo mientras pasean y que, al estar en otro plano temporal, no son capaces de percibir. Son legión quienes transitan por el mundo ignorando las necesidades del prójimo. En fin, lograrlo representaría un gran paso para sincronizar a esa parte de la humanidad con el resto. La ciencia lo llama alteración diacrónica, pero popularmente se conoce como agilipollamiento.

domingo, 13 de septiembre de 2015

MANUAL PARA DESPUÉS DE MORIR


Bien, supongamos que ese señor que habla con eco los domingos tiene razón y hay algo mínimamente interesante más allá de la cerca. En tal caso siempre irán bien algunos consejos básicos tras cruzar el "tuniluz", suponiendo que los recuerdos almacenados en tu cerebro se vuelquen en otro formato compatible, donde quiera que estés.
"Si ves una cola de gente aguarda turno con educación"
En primer lugar muéstrate humilde. Nada de “Olé mis cojones! Soy un tío grande!” o cosas por el estilo. Piensa que no tienes ni pajolera de qué haces ahí ni por cuánto tiempo. Considera la posibilidad de que se trate de un sueño preagónico y nada de lo que veas sea real, comenzando por el deportivo rojo que hay delante. Si ves una cola de gente aguarda turno con educación. Sé discreto. Si los espíritus mantienen su apariencia terrenal, no señales con el dedo al que le falta una cabeza o está hecho papilla. Mientras esperas que una azafata te dé más información (perdón por el toque machista), redacta mentalmente una breve semblanza de tu vida que suene bien. Ten en cuenta que una misma verdad puede ser contada de mil maneras distintas, algunas de ellas muy atractivas. Por ejemplo, si has sido narcotraficante y te has cargado a, pongamos, noventa rivales, no quedaría bien ocultar o negar este último dato. Lo que seguramente les interesará a tus entrevistadores será la percepción que puedas tener de lo que has hecho en vida. Podrías decir, en este caso, que la droga era para promover experiencias místicas en tus clientes con el fin de acercarles a Dios, y que el reguero de cadáveres tras de ti eran sacrificios para esa deidad que tienes delante. Eso de las ofrendas humanas gusta mucho. Además, piensa que si escribes un resumen novelado de tu vida y, finalmente, no hay más allá, se podrá utilizar al menos como panegírico en tu funeral.
Otro aspecto a tener en cuenta es el asombroso potencial que se adivina en el futuro de la raza humana. Si esto sigue así, con una progresión geométrica en los avances científicos que en poco tiempo convertirán los geriátricos en clubs de swingers, no hay que descartar el bombazo de la resurrección. Sanitas ofrecerá servicios gratuitos que permitirán resucitar al asegurado para que siga pagando la cuota mensual. Ya tengo título para esa entrada "Manual para después de renacer".

LA VIDA ES BROMA

Por supuesto que muchos discutirán semejante afirmación, aunque un título tan categórico no olvida que hay bromas de muy mal gusto. Por encima de eso, del pésimo sentido del humor que algunos se gastan, y observando la obra en su conjunto, se intuye que la vida es una enorme y delirante fantasía de esas que colocan una sonrisa en los espectadores cuando les ves abandonando la sala de proyección.
"La vida es una enorme y delirante fantasía"
Vale, ese cartaginés de ahí sale de una batalla que ha sido una auténtica escabechina, pero en el mismo instante que un afilado acero le bifurca de arriba a abajo, comprende el irónico “non sense” de la vida, la torpe concatenación de hechos que le ha llevado hasta ese punto, y se jura que si vuelve a nacer ya nadie le engañará tan fácilmente. Por desgracia, parece ser que las anotaciones que vamos tomando a lo largo de la vida desaparecen al morir, con lo que la historia esa del perfeccionamiento kármico no se sostiene por ningún lado. Conclusión: si te reencarnas veinte veces en una sirena, veinte veces vas a terminar enamorada de Tom Hanks.

jueves, 10 de septiembre de 2015

QUÉ HACER SI TE PERSIGUE UN OSO

Debo confensar que en la vida me había preocupado el tema, pero últimamente los documentales de sobremesa se han vuelto monotemáticos: que si el oso polar por aquí, que si el Grizzly por allá. Lo cierto es que cuando vi una escena en la que un enorme oso perseguía a un pobre ciervo, en un momento indeterminado de mi siesta, por un verde y frondoso prado que descartaba los Monegros, me quedé asombrado de la velocidad que alcanzaba aquel bicho. Rápidamente concluí que en campo abierto ese animal me cazaba en tres segundos.
"No son fofisanos, sino Freddy Krueger acolchado y con hocico"
Sin embargo, siempre habrá algún arbolito al que subirse, me tranquilicé enseguida. Error! estas bestias trepan como ardillas a pesar de sus cuatrocientos kilos. No son fofisanos, sino Freddy Krueger acolchado y con hocico. A pesar de todo me volví a tranquilizar con la idea de que si me pillaba cerca de un lago o en la playa, con meterme en el agua asunto resuelto. Error de nuevo! Eso es lo pero que puedes hacer ("peor", quise decir: me entra miedo y escribo pero). Un oso aguanta más que una foca en el agua. Puede nadar durante días. "Pues buceo", pensará alguno. Descansa en paz, insensato. Bucean como dioses. "¿Entonces?", os quejaréis la mayoría. Bien, lamento deciros que si no lleváis encima un lanzagranadas o cincuenta kilos de la mejor carne vacuna, saldrá el rótulo "game over", a no ser que tengáis la suerte de que os pille en zona urbana. En ese caso buscad un Starbucks y meteos en él: a los osos no les gusta el café.

martes, 8 de septiembre de 2015

CÓMO DAR CONSEJOS QUE PAREZCA QUE SABES

Si miráis un poco a derecha e izquierda observaréis que han proliferado los post, artículos, entradas, o como queráis llamarlos, con títulos parecidos a "Las X cosas que debes tener en cuenta si...", "X claves para...", etc. Cambiad la X por el número que más os guste y asomará ese título ubicuo en tantos lugares, libros incluidos, que pretende saciar nuestras ansias de conocimiento con una sabia síntesis de datos y experiencia, aunque a veces lo que consigue es dinamitar nuestra percepción de la realidad. "Las veinte mejores formas de coger un vaso", lees un día, y a partir de ahí tu vida se convierte en una incertidumbre insoportable. Te pones nervioso cada vez que sostienes un vaso de agua. En público ni lo intentas porque ya has roto docenas. Pero aquí no hemos venido a confraternizar con las víctimas, sino a crear las bases para colocarnos en el lado de los que dictan las normas. El mundo es de quien tiene claro por dónde hay que ir o cómo hacer las cosas. Unos cuantos aciertan, el resto termina en política.
"El mundo es de quien tiene claro por dónde hay que ir. Unos cuantos aciertan, el resto termina en política"
Cinco cosas que debes tener en cuenta para escribir "Cinco cosas que debes tener en cuenta"
  • En primer lugar debes comenzar siempre poniendo "En primer lugar". Lo que venga después pecata minuta.
  • Existen una serie de frases o expresiones mágicas, capaces de hacer verosímil lo increíble. Por ejemplo: "Fulanito lo hizo", "Lo que yo te diga", "Tú hazme caso". Algunas, subliminalmente, reforzarán nuestro texto con nombres de prestigio, como "Obamos a ver", "Van con Santander", "Felipe es esto", etc.
  • La lista debe tener una figura geométrica delante de cada párrafo, preferiblemente un círculo. No pongas formas de animales porque eso colocará tu credibilidad a nivel de la rana Gustavo, a no ser que tu público esté formado por economistas de prestigio.
  • Es conveniente insertar un gráfico bonito relacionado con el tema; en el caso de no tener nada a mano es suficiente con que aparezca alguien atractivo mordisqueando un lápiz.
  • Por último intentaremos condensar nuestras recomendaciones con una frase de paso universal, tipo "No hay que olvidar que lo más importante para lograr nuestros objetivos es recordar siempre cuáles son". Un mensaje ambiguo donde los haya, que prácticamente puede significar cualquier cosa y que os servirá, también, para salir del paso cuando os quedéis en blanco.
Cinco formas de despedir una entrada
  • Hasta la próxima
  • Que os aproveche
  • Sed buenos
  • Saludos cordiales
  • Porfa plus +1

miércoles, 26 de agosto de 2015

EL MUNDO NO ESTÁ PREPARADO PARA ESTO

¿Cuál es la primera condición para que se produzca un gran avance tecnológico en nuestra civilización? Sin duda, abstenerse de quemar al científico por brujo. En la actualidad, un individuo con un mínimo de formación y criterio podría aceptar que la ciencia fuera por fin capaz de anclar su edad biológica en unos magníficos treinta años. Claro que este avance debería ir acompañado de la máquina para replicar bocatas, porque en poco tiempo se agotaban hasta las lombrices en escabeche. Lo que nunca hubiéramos sospechado es que nuestras amistades más atractivas en Facebook fueran en realidad alias de la suegra, siempre dispuesta a tendernos trampas para abrirle los ojos a nuestra pareja. Volviendo a lo de antes, los cambios que se derivarían de algo así representarían casi un salto evolutivo. Para empezar: cero bodas. ¿Quién se atrevería a firmar la promesa “Hasta que la muerte nos separe”. También desaparecerían del mapa usufructos, herencias o esas frases típicas de cortesía: “nunca lo olvidaré”, “eternamente agradecido”, “las veces que usted quiera”, etc., etc. Sin embargo, la reflexión más relevante ante algo así se produciría en el plano social. ¿Devolverían los Gorroniazábal alguna invitación tras acudir durante quinientos años a las cenas en casa de los amigos?

martes, 18 de agosto de 2015

“HOLA, MAJO!” = NO RECUERDA TU NOMBRE

Así es la vida, una lista de nombres que van señalizando nuestro recorrido hasta el cementerio. Algunos no los olvidaremos nunca y habrá otros que jamás recordaremos, como el de ese tipo que nos cruzamos mil veces cada día y nos importa menos que las palomas del parque, pero como somos educados le devolvemos el saludo. Un día nos lo encontramos con su despampanante mujer y a partir de entonces hasta le contamos chistes. Llevamos haciendo lo mismo desde el neolítico. 
Una de las principales reglas de urbanidad que nos enseñan -y la primera que olvidamos- es que debemos recordar el nombre de la persona que nos presentan. Luego nos arrepentimos de no habernos esforzado más cuando nos lo encontramos al salir del cine; que si vamos solos no hay problema, le soltamos un “Hola, majo!” y sanseacabó. El conflicto aparece si nos acompaña alguien; entonces la  cortesía más elemental en primates obliga a las presentaciones de rigor. Ahí te bloqueas, porque la ruleta de la fortuna comienza a girar entre Alfonsos, Albertos y Robertos, o entre Miriams, Mireias y Marías. Finalmente te conviertes en un autista venido de otro planeta que solo responde con monosílabos y, tras dos minutos tensos como pómulos de actriz, el conocido sin nombre se aleja mosqueado ante la extraña presentación que has improvisado. “Raquel, ¿recuerdas ese tío tan simpático del que te hablé? Pues aquí lo tienes”.

lunes, 27 de julio de 2015

WHATSAPP - EL JARDÍN DE LOS MALENTENDIDOS


A pesar de los emojis, del gracioso gatito o de la flamenca sin manos, whatsapp y sus primos pasados y futuros seguirán provocando malentendidos hasta el fin de los tiempos. Esto es así porque si en el cara a cara ya sucede ¿qué no va a pasar con estas armas que las carga el diablo? La realidad es que siempre van a producirse problemas entre emisor y receptor, a quien, por mucho icono que le pongas, le va a costar comprender si la frase "Creo q deberíamos acostarnos" es una declaración de sueño o una propuesta guarrilla.
Vamos a repasar algunos supuestos y de paso os mostraré pautas sobre qué hacer y cuándo mantener quietas esas morcillicas que tu madre llama dedos.
Hay quien piensa que los mensajes por móvil deben resultar siempre festivos, independientemente del contexto. Así, comentan con el mismo tono una foto tonta y una reflexión profunda. Pues no. Si te enteras de que tu jefe se ha quedado sin suegra, ni se te ocurra enviarle un whatsapp en estos términos "Lo siento macho. Hoy no pinchas". Recuerda: es gente que tratas diariamente, pero que no conoces a ese nivel. La confianza no se transmite dando la mano con entusiasmo, ni tampoco a través de la saliva, como deben de pensar esos que te hablan a un palmo de la cara.
"La confianza no se transmite a través de la saliva, como deben de pensar esos que te hablan a un palmo de la cara."
Por otro lado, los mensajes no son pelotas colgadas que puedas recuperar con un palo largo o trepando al tejado. Si lanzas un comentario éste se quedará ahí hasta que su destinatario lo abra. Por ejemplo, le has enviado ya unos cuantos a un cliente que ha de confirmarte un presupuesto y no ha contestado ni uno. Las misivas han ido subiendo de tono a lo largo del día al considerar que ese silencio es una mayúscula falta de respeto hacia tu persona. En el último le has puesto "Y por mí ya puedes ir metiéndote el proyecto por el culo". Nada más apretar el botón de envío recuerdas que ese cliente se casaba justamente hoy y que, parece lógico, tendrá el móvil apagado. Extrae tú mismo las conclusiones.
Por último, y no menos importante, está la cuestión de los grupos. Se ha hablado ya mucho de ellos y poco queda por decir, salvo añadir una pequeña reflexión. Generalmente se crean con un fin concreto; una fiesta, un viaje o, tal vez, mantener una vía de contacto entre las madres de alumnos por si Godzilla ataca la ciudad. Repito que no voy a analizar ni criticar la deriva que acostumbran a sufrir la mayoría de ellos cuando alguien comienza a enviar vídeos, obras maestras algunos. La crítica se dirige hacia la imperfección del propio sistema. Muchos usuarios se ven impelidos, succionados por estos agujeros negros del chascarrillo, contra su propia voluntad. Después son incapaces de abandonar el grupo so pena de parecer un topo insociable. Reclamo desde aquí un botón "bypass" que nos permita puentear el mercadillo de chorradas, pudiendo entrar de vez en cuando sin que nos caiga encima toda esa morralla de Megabytes. ¿A que es buena idea?

domingo, 19 de julio de 2015

MANUAL DE USO - CENA DE COMPROMISO


El primer paso en la elaboración de una cena así es intelectual. Piensa qué impresión quieres causar en tus invitados. Si lo que pretendes es que no vuelvan, baja a la calle (o sube, dependiendo de dónde vivas), coge unas cuantas cosas del container, eso lo dejo a tu elección, y ya no hace falta que sigas leyendo.
En el caso de que quieras impresionarles positivamente (pongamos 2 parejas hetero, una gay y el/la soltera sarcástica de turno, por utilizar criterios de chic lit), te recomiendo el siguiente menú:
Como entrante-aperitivo huye de las consabidas patatas y aceitunas y céntrate en una declaración de intenciones. Te recomiendo, por ejemplo, barritas de philadelphia con un fideo al dente en uno de sus extremos, todas ellas sobre un charco de ketchup. El emplatado no debe dejar resquicio a la imaginación; debe ser explícito. Si no les queda claro de qué se trata coloca una caja de tampax bien cerca. Otra opción podría consistir en recrear supositorios de glicerina, pero lo considero más complicado.
"Debes conseguir una experiencia inédita en su paladar que, como bien sabrá quien haya rellenado una botella gran reserva con Don Simón, en los bocazas es más grande"
Cuando los tengas bien distendidos ya puedes entrar con el plato principal. Mi sugerencia se coloca en las antípodas de cualquier cosa que pueda sonarles ni remotamente. Debes conseguir una experiencia inédita en su paladar que, como bien sabrá quien haya rellenado una botella gran reserva con Don Simón, en los bocazas es más grande. Teniendo en cuenta lo barato que se ha vuelto viajar y que la gente lo ha probado casi todo, no se me ocurre más que el "plato caníbal". Claro, aquí puede producirse un conflicto ético legal, además de la dificultad para encontrar esa materia prima en los mercados, por eso recurrimos de nuevo al trampantojo, tan de moda entre los chefs, para crear un "falso fiambre".
El falso fiambre.
Este plato es extremadamente sencillo. Le pediremos a nuestro carnicero un solomillo de cerdo XL. Compramos también cebollas, zanahorias y el resto de cosas habituales en los guisos. Luego nos acercamos por algún outlet que esté cerca de casa y, con la excusa de probarnos cualquier saldo, chorizamos el antebrazo del primer maniquí que se ponga a tiro. Llevarte algo así es fácil porque no incorporan alarma. El día de la cena, colocas el brazo en la fuente con la guarnición y lo riegas abundantemente con salsa, reservando el solomillo. Sales al comedor con gran ceremonia y les muestras el plato, procurando que se vea bien la mano y alguna verdurita entre los dedos. Ten cerca agua fresca, trapos y el sofá despejado porque algún invitado necesitará estirarse un rato. Cuando las risas histéricas amainen, llévate la bandeja a la cocina con la excusa de emplatar debidamente. Es el momento de utilizar el solomillo. Ve cortando con la tranquilidad de que ya nadie notará el sabor a cerdo, aunque si detectas algo de escepticismo siempre puedes echar un poco de desodorante barato por encima. Nadie en esa mesa olvidará jamás semejante cena y eso, en definitiva, es lo que ansía cualquier anfitrión ¿no?


* Por supuesto, la mesa debe estar engalanada hasta el más mínimo detalle. Manteles de hilo y servilletas a juego; cristalería de Baccarat y cubiertos de fina plata labrada, atados a la mesa, son elementos imprescindibles para una noche que debe resultar memorable.

lunes, 6 de julio de 2015

MANUAL DE USO – STARTUP


Una startup es un proyecto de empresa con algo moderno de por medio. Por ejemplo, un negocio llamado "Churros Calientes" no es startup, a no ser que los hagas con una impresora 3D. Si además le metes una i delante mucho mejor, con el añadido de que su pronunciación, "Hay churros calientes", generará un input muy positivo en los clientes poténcialés (le he puesto dos acentos por si entra algún miembro de la RAE). Vamos con los detalles:
"Está comprobado que las ideas propias nacen gafadas"
  • Lo importante es la idea, que sea buena y, preferiblemente, que no sea tuya. Está comprobado que las ideas propias nacen gafadas. Si se la robas a alguien reforzarás esta máxima.
  • Otro aspecto a tener en cuenta es la aportación de capital. Contar con un ángel inversor ya no es tan sencillo; escasean porque hasta los mendigos obtienen ingresos mediante rondas de financiación. Sin embargo, todavía existen formas de encontrar dinero para un buen proyecto. Escribe en el periódico de tu ciudad: "Algo muy jugoso entre las manos. Busco a quien sea capaz de meter lo que haga falta. Invertido sin riesgo". Seguro que alguien llama.
  • Por último, no te agobies si tus conocimientos sobre programación se limitan a la ropa de color con suavizante. El desarrollo es más fácil de lo que parece. Cada segundo nace un programador en algún rincón del planeta. Sólo tienes que pronunciar esta simple frase la próxima vez que estés con más de cinco personas: "Necesito una web". El resto es bajada.

domingo, 5 de julio de 2015

MANUAL DE USO - CÓMO DETENER EL TIEMPO (II)


En 1965 se realizó en las islas Froilán un experimento con un aborigen. Se le colocó en una cápsula espacial con destino a la luna. La nave no aterrizaba ahí, sino que circunvalaba el satélite y regresaba al mismo lugar. Le preguntaron entonces qué tal el viaje. Según consta en los registros y, tras cagarse en la madre de todos los presentes, el astronauta describió el trayecto como interminable, bastante incómodo, sobre todo porque se habían dejado un par de monos dentro. Repitieron el proceso unas cuantas veces más. En total, enviaron al isleño ciento cuarenta veces a la luna. Las últimas veces, y como ya comenzaban a recortar fondos para el proyecto, se limitaban a meterle en la cápsula y zarandearla simulando el despegue. Luego le dejaban ahí dentro una semana. El caso es que, al final, resultó que hasta le gustaba. El hombre aseguraba que el tiempo le pasaba volando, y eso que no tenía referencias visuales, al carecer de ventanas. La conclusión de la investigación, que en el equivalente de aquella época costó unos seis mil millones de euros, fue que cuantas más veces viajas a un sitio más corto se te hace el trayecto. Bien, ese estudio es extrapolable en la actualidad al preocupante aceleramiento de nuestros días. Por lo tanto, se trata de cambiar el paisaje que transitamos a diario para impedir el efecto "zastrip" o "tren bala" . Veamos cómo:
"Debemos cambiar el paisaje que transitamos a diario para impedir el efecto zastrip o tren bala"
  • Podemos enviar anónimos a la comisaría acusándonos de narcotraficantes o falsificadores de moneda. Ser objeto de una investigación policial aportará un estimulante toque a nuestra vida.
  • También ayuda mucho desarrollar múltiples personalidades. Para familiarizarnos con el tema podemos apuntarnos a un club amateur de teatro o dedicarnos a leer críticas de libros en Amazon y otros portales, donde muchas de ellas pertenecen al propio autor, capaz de simular con pericia diferentes identidades.
  • Por último, y ya que lo principal es huir de la rutina, nos queda la opción de intercambiar nuestro trabajo con el de los amigos. De esta manera, un día irás a la oficina, al otro podrías defender a alguien en un juicio o incluso presidir la vista, el miércoles operaríamos a un famoso deportista de élite y el jueves a patrullar las calles en busca de chorizos.
Algunos argumentarán que en algunas de estas profesiones no existe el factor rutina. Error. Hasta Mick Jagger se aburre (manual de uso - estrella pop-rock). Otros, aún más listos, advertirán del riesgo de acometer ciertos trabajos sin la debida cualificación. Pongámonos en lo peor. Si alguien termina en la cárcel por hacer caso de este manual... . Bueno, ahí el tiempo sí que pasa despacio y, en definitiva, era eso lo que buscábamos, ¿no?

miércoles, 1 de julio de 2015

MANUAL DE USO - CÓMO DETENER EL TIEMPO (I)


Un día es el lapso de tiempo que transcurre entre una espléndida mariscada y una cocina tóxica, si olvidaste vaciar los platos; o el margen con el que cuentan los polis colegas para encontrar una bomba. Nada de eso es ahora relevante. Lo que de verdad nos importa de un día es esa cualidad que lleva años investigándose en los laboratorios de Gallina Blanca sin sacar nada en claro: su elasticidad. ¿Por qué los días son tan largos a veces, y tan cortos otras? Y, sobre todo, ¿Por qué cada vez nos duran menos? ¿Acaso vienen con obsolescencia programada, como el cariño del jefe? En efecto, no son los días; somos nosotros, nuestra percepción, lo que les otorga mayor o menor volumen. Nuestra mente es la encargada de echar levadura al tiempo, haciéndolo crecer y confiriéndole esa textura llena de recuerdos. Os explicaré ahora unos pequeños trucos para cocinar días largos y esponjosos.
"Os explicaré unos pequeños trucos para cocinar días largos y esponjosos"
Quizá lo que más valoramos de la infancia sea su lentitud. Por alguna extraña razón, un día duraba como siete de los actuales. Nos daban un lápiz, un papel y, cuando reventábamos de aburrimiento, tras pintar mesa, paredes y cualquier cosa menos el papel, habían transcurrido ¡cinco minutos! Todavía nos quedaban cinco horas de tedio mortal, con minutos empujados por bueyes artríticos, al borde del colapso. En los instantes previos a la comida, con la deliciosa carne rebozada más las natillas de premio por no haber quemado nada, las manecillas del enorme reloj de la cocina parecían muertas. Y así día tras día, mes tras mes. Pues ahí va el primer consejo: mañana mismo volverás a llevar pantalones cortos; y no estamos hablando de una indumentaria para el verano o el gimnasio, no. Te los pones para ir al trabajo, aunque des clases en el paraninfo de la universidad. Una aclaración: estamos hablando de un pantalón corto normal, no de un minishort. Cuando ya te dé igual la opinión de los demás, las amenazas de tus superiores o las risas en la cola del paro, te darás cuenta de que esos cinco minutos que llevas esperando turno se te han hecho eternos. Bravo! Has conseguido reducir sensiblemente la velocidad del tiempo. Otra aclaración: como habréis deducido, el truco de la indumentaria es estrictamente para varones. En este terreno las mujeres nos llevan décadas de ventaja. (Continuará)

miércoles, 24 de junio de 2015

MANUAL DE USO - ARTE CONCEPTUAL

Sólo por las innumerables chanzas que un artista conceptual ha de aguantar a diario, creo que no compensa dedicarse a esto. Levanta una enorme torre de seis metros de altura con las ñordas de perro que sus dueños no recogen; convence al director del museo de que su exposición de arte contemporáneo necesita algo así; hazte el histérico cuando los operarios trasladen la escultura hasta la sala principal y pégales bronca si desordenan los cagarros. Finalmente, retrata con el móvil las arcadas de la gente el día de la inauguración y aguanta con flema el chorreo de insultos. Nadie sabe lo que cuesta idear algo así, ni alcanza a comprender la gracia del proceso, su conjunto. Ahí se dan la mano la miseria y la grandeza del artista, que en la mayoría de casos sólo se alimenta con el reconocimiento imaginario de las generaciones venideras y los pinchos resecos que le pasan en el bar de la esquina. Incluso algunos han hecho del fracaso su mayor creación, aunque los críticos no se ponen de acuerdo en si un vagabundo sin obra puede considerarse artista. En mi opinión, si alguien describe su miseria como "Elogio de la pereza", puede afirmarse que maneja bien los conceptos. Otra cosa es que sean positivos.
El 50 por ciento de un verdadero artista conceptual es actitud, fachada. Pasa con todo. Nadie se gastará 5000 euros en una pulsera si en la misma tienda se venden bragas de ortopedia color carne. Es un hecho. Aunque eso también podría constituir arte conceptual, con lo que entraríamos en un bucle. A lo que íbamos. La postura es esencial. Alguien así debe transmitir la impresión de ir varios años por delante. Si un periodista le pregunta su opinión sobre algo, soltará una frase inconexa pero enigmática, tipo “La chorra de Quevedo era más larga que la de Pío Baroja“. Por supuesto, es imprescindible poseer rapidez mental; saber que, si tropiezas en el vertedero con un trozo de muñeca y una cabeza de rata momificada, tendrás ahí una perfecta alegoría de la factoría Disney.
Resumiendo. Personalidad e ingenio desbordantes, amplias tragaderas y un estómago a prueba de bomba, son atributos necesarios si un día quieres llegar a vender por cien mil euros una urna de metacrilato con una rodaja de chorizo en su interior.

jueves, 11 de junio de 2015

MANUAL DE USO - LA EVOLUCIÓN


El resto de animales no lo dice, pero todos piensan que el hombre es un efecto secundario de la evolución. Teniendo en cuenta que un montón de ellos termina en una lata de conservas, parece razonable y hasta moderada su opinión. Ahora bien, si se nos considera un efecto indeseable, ¿qué pasa entonces con mosquitos o bacterias (las que no curran en Danone)? Quizá el mayor problema para este planeta no sean los efectos secundarios sino los “fecundarios”, ya que algunas especies nos hemos multiplicado a base de bien. Se siente. Además, cucarachas y ratas nos superan en número, seguro, pero ¿dónde han llegado? Por supuesto, cuando alguien dice que la naturaleza es sabia está condensando toda la ignorancia del universo en una sola frase. La naturaleza es tan inteligente como una consulta popular. Lo único que necesita es dos ejemplares y un preservativo agujereado para procrear. Luego, el croupier del genoma tira la bola, sale 35, impar y con pulgar doble; ese nuevo ejemplar se adapta mejor a las consolas de Nintendo y sobrevive al resto de jugadores. El azar es tan fundamental en nuestra existencia que no se comprende un número tan bajo de loterías y casas de apuestas.
Llegados a este punto, si pudiera grabar en una piedra algunos consejos para optimizar la evolución de nuestra especie serían más o menos estos:
  • No matarás (explícitamente).
  • No chikicharás con la mujer de tu cuñado.
  • No verterás en la red de aguas toneladas de estrógenos.
  • Honrarás a tus células madre.
  • No adorarás los suplementos científicos del periódico.
  • Finalmente, no te descargarás ninguna app que te permita customizar a tus futuros hijos.
Como dice Agatha Ruíz de la Prada, "Dejemos el diseño de las cosas al azar".

miércoles, 10 de junio de 2015

MANUAL DE USO - EFECTOS SECUNDARIOS


Debemos unirnos todas las criaturas de la tierra para, unas en la jaula del laboratorio y otros en la terraza del bar, intentar erradicar la enfermedad y las arrugas de nuestra vida. Sin embargo, y a pesar del cuidado que ponen algunos laboratorios en subsanar los fallos a base de sobornos, la mayoría de remedios incorporan letra pequeña, más conocida como letrina. Ahí, junto a la composición e indicaciones, se detallan una serie de efectos adversos con un estilo propio de Stephen King. ¿Pero, de dónde sale esa lista?
Uno de los actores más importantes en el proceso que supone la investigación de un fármaco, hasta que llega a nuestro botiquín, es el voluntario que por una mísera cantidad de dinero se ofrece como conejillo de indias. De sus convulsiones han nacido fármacos milagrosos, pero también especies nuevas que, para disimular, los científicos dicen haber descubierto en una isla de Borneo; pero no, se llaman Juan Sinblanca y ahora sólo digieren la caña de bambú. Pensando en ellos, adjunto varios consejos y revelaciones para orientarles un poquito más:
  • Para empezar, cuando os pregunten el motivo de que participéis en el estudio no pongáis nada de “salvar a la raza humana” ni chorradas de esas. Buscan gente normal, así que escribid con letras bien grandes “POR LA PASTA”.
  • No forcéis las cosas si no encajáis en el target del proyecto. Conozco a alguien que se rapó al cero porque buscaban calvos para experimentar un crecepelo. Como fue el único a quien pareció funcionarle, lleva cuatro años encerrado en la planta de expedientes X.
  • No os hagáis el simpático porque los ensayos son doble ciego y nadie sabe qué te mete.
  • Haz cálculos nada más llegar. Si la prueba dura varios días, sois treinta y en el dormitorio sólo hay diez camas, alerta roja.
  • Por último, selecciona un poquito el tipo de laboratorios. Busca información en Google. Desconfía ante anuncios como “Vuscamo boluntarios prueba medicamento, buen riñónes, hígado y resto vísceras. Soltero hombre, mujer. No familia No amigos”

MANUAL DE USO - REDES SOCIALES


Aquarius lleva quince kilómetros a buen ritmo y sólo son las 10 de la mañana. Todo ha comenzado poco después del alba. Flavia Calzzone se ha despertado con el ánimo positivo y muchas ganas de hacer cosas. Con un subidón, vaya. Rápidamente ha ordenado a su esclavo repartir papelitos entre las amistades mostrando su nuevo estado. Uno por uno, los integrantes de su círculo social han ido recibiendo la notas del cada vez más sudoroso Aquarius y, para expresar su agrado, uno por uno, también, han grabado en su espalda con un hierro candente la silueta de un pulgar en alto. Tras el décimo "Ego placet", el lacayo sin sueldo ha comenzado a valorar los inconvenientes de tener una dueña tan enrollada. Por fortuna era el último. De vuelta a casa, Aquarius ha tenido tiempo para reflexionar en la paradoja del pulgar. Un primo suyo le repetía siempre, antes de que los apresaran como esclavos, que de mayor querría trabajar en un circo. El pobre terminó como gladiador de segunda en el Coliseo y cuando, tumbado en la arena tras el primer guantazo de un descomunal guerrero nubio, vio al público con el pulgar en alto pensó "Connus! Les he caído bien!", sin darse cuenta de que ese gesto tan positivo significaba lo contrario en la Roma Imperial, ya que representaba el acto de desenvainar la espada. Afortunadamente para él, en lugar del cruel emperador, aquella mañana presidía el festejo un patricio de gustos refinados a quien agradó la postura semiprono con el culo en pompa del esclavo. Esa otra espada sólo magulló su orgullo. Ahora se ganaba la vida animando Banquetes como Regina Draco.
Ha llovido mucho desde entonces, exceptuando California, y los humanos seguimos sin extraer conclusiones claras sobre cuál es la mejor forma de relacionarnos entre nosotros -con el resto de animales lo tenemos claro: a l'ast-. Ahí van unas consideraciones personales que tal vez le sirvan a alguien.
  • Si vas a colgar una foto en Instagram o Facebook desde tu nueva y flamante cocina, intenta que no se vean las etiquetas con el precio o, por lo menos, a otras parejas curioseando por Ikea.
  • "Por fin me terminé el donut!" no es el tipo de tuit que suscita interés. No esperes grandes halagos.
  • La cara de ese usuario que te sonaba tanto es la tuya. Todos queremos una foto interesante en nuestro perfil, pero a veces nos pasamos con los retoques.
  • Poner "CEO in the IceCoast", en el perfil de Linkedin, no es lo más apropiado cuando lo que haces es vender calipos por la playa. Tampoco lo es que valides aptitudes de eskater acrobática en tu abuela. También nos estamos pasando un poquito con esto.
Para finalizar, una última observación. Si no estamos seguros de la identidad que quiere agregarse a nuestro círculo, intenta extraer conclusiones de la información que ofrece. Por ejemplo, ¿invitarías a entrar en casa a un tipo que se ha puesto un avatar de Blancanieves y se hace llamar "desollaviejas"?

martes, 9 de junio de 2015

MANUAL DE USO - SPAM TELEFÓNICO


Un buen teleoperador debe ser capaz de articular doscientas palabras por minuto sin dejarse interrumpir. Debe también ser inmune a improperios y amenazas de todo tipo. Cordial pero insistente, sólo empatizará con la cuenta corriente de la víctima, nunca con su edad avanzada o la artritis que le impide estar mucho rato de pie. ¿Qué hacer ante alguien así? ¿Con qué armas cuenta un usuario que no ha sido instruido en campos de adiestramiento comercial? Desde aquí, y sin posibilidad de aplicar técnicas de programación neurolinguística, poco puede hacerse, pero ahí van unos pequeños trucos que podrían funcionar.
Ante la llamada de un comercial siempre hay que negar la propia identidad. Es decir, no somos ni fulanito de tal, ni el señor/a de la casa, ni el gerente de la empresa X; aunque si nos pilla con la guardia baja utiliza los siguientes recursos:
  • Eres un loro y sólo sabes decir “sí” y repetir lo que oyes. Aderézalo con un “loriiiiito”. Atención: estos animales nunca ríen.
  • Asegúrale que trabajas en lo mismo y ofrécele algo mejor.
  • Eres un ladrón y estás en pleno atraco.
  • Coméntale que se va a poner tu conejo, que es quien lleva estos temas.
También te será útil tener siempre a mano una bola de papel de estraza y estrujarla junto al auricular simulando interferencias.
Otra herramienta magnífica es la pistola de fogueo. Haz ver que alguien aparece de pronto y te dispara. Tranquilo, no llamará a la policia porque ahí ya no le cogen el teléfono.

lunes, 8 de junio de 2015

MANUAL DE USO - INFOLCLORE

A muchos nos hubiera encantado presenciar de cerca esa memorable escena de Blade Runner, con el androide a punto de espicharla.
-He visto cosas que tú no creerías.
-Anda, macho! -le responderíamos-. Yo sí que he visto cosas. He visto gatos tocando el piano y perros surfeando; tontolabas metiéndose petardos por el culo y agujeros negros sacando toda la materia oscura del Universo.
Así es. Nos enfrentamos diariamente a montones de estampas cada vez más elaboradas, que nos someten a un ejercicio mental constante para intentar desbrozar "espeluznante realidad" de "chorrada y bola". Somos la primera generación en conocer hasta la más mínima tontería de las que pasan alrededor del mundo, desde las lagartijas cantoras de Nuevo México hasta el número de pajas que se hace un mandril en la reserva nacional de Kenya. Cualquier plato exótico ya ha sido desvirgado por nuestro amigo cocinillas o por la vecina vegana del quinto; cualquier película de culto china está a golpe de ratón para que un gracioso la doble imitando a Chiquito. Esto es claramente el final de una época, el momento en que el acerbo cultural de la tierra ya es de todos. El Infolclore. Pero... la realidad. No hay nada como ver las cosas en persona, objetarán muchos. Se podría matizar. De entrada, dejo aquí unas consideraciones para poner un poquito de orden en el tema:
  • La única ventaja de visitar presencialmente un lugar es que evitamos el postureo del que nos lo muestra en la Red. Hay quien pone fotos de su viaje a Singapur y el 50% de las imágenes está ocupado por su cara. Aleja un poquito el palo, hombre! 
  • Cuidado dónde contrastamos las dudas. Si recibes un correo alertándote de que tu país acaba de entrar en guerra con Mónaco, y en Wikipedia lees que disponen de arsenal atómico y Carolina de Mónaco lleva a todas partes su maletín de Gucci con los códigos de ataque porque están en DEFCON 2, mira a ver la antiguedad de esa entrada. Wikipedia no es la Biblia, puede haber cosas falsas. 
  • Luego están todas esas maravillas del talento humano: obras de arte que un usuario cuelga regularmente en el muro para deleitarnos con su exquisita cultura. Lleva años en la misma onda esteta. Coméntale un día ante la enésima foto de la galería Uffizi, que ayer mismo hablaste con su antiguo profesor de historia y todavía se ríe al recordar lo de que "Miguel Angel pintó los frascos del Vaticano".

viernes, 5 de junio de 2015

MANUAL DE USO - BEST SELLER


Un best seller es un objeto literario de éxito; una lectura refrendada por muchos. Hay que recalcar la cualidad de "literario" porque, si no, la mierda también podría considerarse un best seller entre las moscas y entonces no habría para todos. Veamos unas pautas que, siglo tras siglo, se repiten en los grandes éxitos de ciertos autores, desde EL Quijote al catálogo de Ikea.
En todos ellos se desarrolla un menú que exige un orden de presentación: aperitivo, primer plato, segundo y postre. Hay algunos con tal derroche de imaginación y fantasía que impiden cerrar la boca tras su ingesta; es lo que se conoce como "biografía". Otros, en cambio, incluyen sustancias adictivas que te obligan a releerlos una y otra vez, como los manuales del lavavajillas. En cualquier caso, lo importante es no caer en el puchero de las tentaciones. Hay que mantener la personalidad; ser fieles a nuestro estilo. Tal vez no lo llegue a leer ningún ser humano, pero ¿y los monos? Estos primates evolucionan muy deprisa. Ahí tenemos un nicho importante. Por otro lado, si alzamos la vista al firmamento nos topamos con el mercado potencial más grande: El Universo. Vivimos absortos en nuestra pequeña burbuja de polución ignorando que ahí fuera no sólo está la verdad, sino trillardos de posibles clientes que sólo necesitan una tecnología "añoslucense" para venir aquí y comprarnos chuminadas y libros, sobre todo libros, que seguramente sus mascotas escribirían mil veces mejor, pero que al ser un producto típico de la zona se llevarán de buen grado.
"El español es un idioma muy rico, aunque el dinero lo tengan unos pocos"
Aspectos que caracterizan al libro de éxito:
  • Todo best seller que se precie debe incluir al menos una escena tórrida. Sin embargo, la sexualidad no debería hacernos olvidar el buen gusto. Si tienes que plasmar el acto sexual de un beso en la boca utiliza recursos literarios apropiados. El español es un idioma muy rico, aunque el dinero lo tengan unos pocos. No es necesario poner "Sus lenguas se amarranaron salivosamente durante lúbricos instantes" para que el lector perciba la pasión adolescente de ese beso. Podríamos obtener el mismo resultado con una descripción más sobria y elegante, tipo "El órgano ensalivado de James se introdujo en la dichosa boca de Helen".
  • Ya está todo escrito, así que no quieras ser original contando el drama existencial de un platelminto. Ve a lo que funciona. Traduce un novelón chino con Google y preséntalo al premio Planeta con una foto de tu culo entre las páginas. Da igual el sexo, pero el culo bonito.
  • Finalmente, y en caso de alcanzar el preciado éxito, cuando tu nombre y la novela vayan de boca en boca y de plató en plató, el editor te sorprenderá al cabo de unos meses con un cheque de treinta euros por diez libros vendidos. Esa será la ganancia y el tan temido karma, que te recordará las tropecientas series, películas y libros que en tu juventud

jueves, 4 de junio de 2015

MANUAL DE USO - EUROVISIÓN

Si alguien se molesta en revisar la hemeroteca de la Vanguardia del 16 de agosto de 2000, descubrirá la noticia de que IBM acababa de desarrollar el primer ordenador cuántico. Han pasado 15 años y nadie sabe nada, nadie ha visto nada. Sin embargo, hay pruebas documentadas de que en abril de 2001, en un laboratorio que la compañía niega tener excavado a novecientos metros bajo una cordillera uzbeka, se llevó a cabo una simulación del festival de Eurovisión.
Se trataba de una potentísima recreación virtual en la que se alternaron grandes éxitos del pop rock con temas colistas, representados estos últimos por la mayoría de ex repúblicas soviéticas. La prueba pretendía demostrar, introduciendo todas las variables posibles, que aunque Portugal fuese defendida por Michael Jackson interpretando Billy Jean, sólo la votarían España y Grecia. No sólo se cumplieron los pronósticos con el país luso, sino que el tema ganador fue una balada de Georgie Dann que el artista no ha vuelto a cantar nunca por verguenza. Esa canción la defendía la república de Kirguistán, y los científicos pudieron comprobar cómo se llevó un montón de votos de los doce mil países circundantes y de algún que otro advenedizo, reproduciendo perfectamente en esa recreación virtual el colegueo que impera en el festival. Pero aún hay más.
Sucedió algo inesperado. El ordenador era tan potente que no sólo recreó a la perfección todo el universo eurovisivo, sino que fue capaz de generar sus propios algoritmos para mostrar las tertulias y comentarios de todo tipo que acompañan a este festival. Cuál fue la sorpresa al escuchar los pedantes chascarrillos de prestigiosos críticos musicales (en su virtualidad), llamando frikis a los Rolling, Marvin Gaye, Aretha Franklin o Bruce Springsteen, que habían sido introducidos artificialmente en ese concurso para valorar la fiabilidad de las votaciones. Tras lo visto, los responsables del proyecto expusieron sus reflexiones en un breve informe:
  • En primer lugar lamentaron que el ordenador, en su omnisciencia y magnificiencia, hubiera decidido alterar el clima en esa zona para estar más fresquito.
  • La conclusión más importante fue que España no volvería a ganar jamás el festival. Era matemáticamente imposible a no ser que deslizaran el país a través de media Europa hasta llegar a las repúblicas bálticas y aprendieran ruso, aunque luego cantaran en inglés. La recomendación era la típica del cole: participa y no incordies.
  • La segunda conclusión era evidente. Hay más frikis fuera de Eurovisión que dentro.

martes, 2 de junio de 2015

MANUAL DE USO - EL FUTURO


En la última reunión internacional contra el cambio climático, mientras los principales países repetían que sí, que sí, que mañana mismo reducían las emisiones de CO2, apareció un científico con bata blanca y unos billetes sobresaliendo del bolsillo asegurando que tenía la solución. Para expresarlo escribió una fórmula  sobre un mural abstracto de incalculable valor colgado en la pared: RPG=D/t
La resolución de un problema gordo es igual a la dificultad del mismo, dividida por los años que pasen hasta intentar resolverlo
-Hemos llegado a la conclusión de que cuanto más tiempo transcurra, más posibilidades hay de que aparezca alguien con la solución adecuada -soltó, ufano-. Por tanto, los cálculos demuestran que antes de que todo pete alguien lo resolverá. 
“¿De verdad dudas que si en sólo cinco años hemos pasado de los powerpoints chorras a las fotografías de pies en Instagram, no seremos capaces de cualquier cosa en ciento cincuenta?”
Pues sí. En esto se ha convertido el futuro. Cualquier cosa es factible en esa época indeterminada que seguramente no veremos. Mayordomos sin cabeza, ranas sexuales, teléfonos con coche, países portátiles... . Cuando alguien se muestra escéptico ante este panorama sólo hay que espetarle: “¿De verdad dudas que si en sólo cinco años hemos pasado de los powerpoints chorras a las fotografías de pies en Instagram, no seremos capaces de cualquier cosa en ciento cincuenta?”. Un argumento así es irrebatible.
Por otro lado, ¿a mí que me importa si dentro de doscientos años las máquinas dominan la tierra? Mientras la ingeniería genética no sea capaz de alargarme los telómeros, el futuro será como ese club que no me acepta por vivir en un suburbio demasiado alejado.
Bioingeniero de la guarda,
dulce compañía,
estrújate el cerebro
por la noche y por el día,
o un montón de cosas
yo me perdería.

domingo, 24 de mayo de 2015

MANUAL DE USO - ESTRELLA POP-ROCK


Cuando no está de gira, uno de los rockeros más admirados de todos los tiempos, y al que la mayoría conoce como Mick Jagger, trabaja como administrativo en una empresa armenia de calzado. La cajera del super que frecuenta describe a un individuo de aspecto gris y apagado, con calva y barriga prominente, muy diferente de la estrella mediática que todos hemos visto. Su vida en esos periodos es extremadamente rutinaria, limitándose al trabajo diario en la oficina y a una partida de ajedrez en el bar de al lado los domingos. Al parecer, el hombre tiene un hijo adolescente, un chaval para quien la trilogía del Hobbit dura menos que una charla con su padre. Si supiera que es Mick Jagger, y no ese pobre diablo que siempre viste igual, mira igual y al que todo le da igual, seguro que le saludaría al cruzárselo por la calle cuando sale de fiesta con los amigos. Pero nunca lo sabrá. Mientras no está actuando, Jagger tiene contratado un doble para todo lo concerniente a esa vida social que tanto aborrece.
Bueno, si a pesar de lo gorda que es la moraleja de esta historia insistes en tu sueño de querer ser una reina del pop-rock o similar, ahí van unos consejos que podrían serte útiles.

Before Star
  • Seas hombre o mujer, no te fíes de un mánager que te mira más de cinco veces el culo en su despacho (salvo que se trate también de tu pareja).
  • Todavía no eres famosa, pero comienza a revisar los móviles de tus amigos en busca de fotos comprometidas. No se trata de que ahora desconfíes de ellos, sino de reconocer que siempre lo has hecho.
  • Intenta no darle conversación al vecino rarito porque hay muchos puntos de que se convierta en acosador. Si el tema sale en tantas pelis será por algo.
After Star
  • Intenta cometer alguna infracción leve. Un pequeño altercado con algún fotógrafo iría muy bien. Estamos hablando, claro está, de un momento en el que ya tengas cierta popularidad. La cosa no funciona si eres un don nadie y le atizas al que hace fotos en la boda de tu prima.
  • Reparemos ahora en la diferencia entre un artista y una estrella. Aparentemente no hay ninguna, salvo que esta última es varios grados más impertinente y déspota. Más allá de reconocerle cierta utilidad cuando se va bolinga, hay a quien la música le importa tres pimientos. A este tipo de gente le costará recordar el nombre de un artista que se haya comportado siempre con discreción y cortesía. Méate sobre ellos en plena actuación y les hablarán de ti a sus nietos.
  • Generalmente, cuando nace una estrella se produce una disrupción entre pasado y presente. Lo que fuiste se convierte en enemigo de lo que quieres ser, sobre todo si corren vídeos tuyos versionando temas de Xuxa. Tienes dos opciones:
    • Solicita de Google el derecho al olvido, que consiste en borrar todo tu rastro de datos con la escobilla del baño.
    • El plan B, y que hasta la fecha nadie ha realizado con éxito, pasa por reventar los servidores que esta empresa tiene en el Ártico. Mándame un privado y te avanzo presupuesto.
Habrás observado que aquí no se revela ningún truco para alcanzar la fama mundial, ese estado de gracia que tantos anhelan. Te paso un diagrama aclaratorio:
RED --> blogosfera --> zona periférica --> suburbios digitales --> este blog

jueves, 21 de mayo de 2015

MANUAL DE USO - SMARTPHONE



Es Pascua. Una familia tradicional comparte una deliciosa Lasaña de pato que, aunque nadie lo sepa, incluye pollo. Todo parece transcurrir con normalidad hasta que, en un momento determinado, el padre golpea furioso la mesa, conminando a sus hijos a que dejen en paz el dichoso móvil. Los chavales, dos adolescentes capaces de comer con cara de asco y, al mismo tiempo, teclear ocurrentes y simpáticos mensajes, pactan una alianza transitoria para derrotar al tirano que los engendró y alimenta con el sudor de su axila. Sin demora, comienzan a lanzar andanadas de improperios, amenazas geriátricas y coloridos desplantes que terminan por colocar al padre en su punto de ebullición óptimo. El hombre no lo dice, pero es consciente de que cinco minutos atrás estaban todos mucho más tranquilos. La madre también lo piensa, pero como hoy toca mantecao prefiere callar.
"Teclear mensajitos por el móvil mientras se concede la extremaunción se considera un falta de respeto"
Todo tiene su origen en un libro que recientemente llegó a sus manos. Se trata de un manual de tecno-urbanidad. En dicha guía, como en tantas otras de corte similar, se aborda como un problema la interacción del móvil en situaciones ordinarias de la vida. Hay ocasiones en las que, en efecto, teclear mensajitos por el móvil puede considerarse una falta de respeto; por ejemplo, mientras se concede la extremaunción o se está declarando en un juicio. Pero hay otros casos en los que hablar de más o menos educación es meterse en terrenos ambiguos, hilando muy fino. Si en tu primera cita, mientras cenáis en un romántico merendero, tu pareja saca el móvil y se pone a chatear durante, pongamos, quince minutos, podría pensarse desde fuera que esa persona ganó varios años seguidos en la feria del capullo, pero a lo mejor te está diciendo, de una manera sutil y elegante, que no hay futuro en lo vuestro. En el lado opuesto estaría el espectador a quien le suena el móvil en el momento que la protagonista se despide de sus hijos en el cadalso, a punto de ser guillotinada. Un “Tiroriro!” ya desconcentra, pero tiene un pase. Lo malo es si tenemos puesto el estribillo de “Sobreviviré”, de Mónica Naranjo. El clímax de la película se va inmediatamente a tomar por culo y el director te manda dos sicarios desde Hollywood. Si no podemos silenciar el móvil porque el vibrador nos produce un desagradable reflejo condicionado, queda la opción de colocar una sintonía cinematográfica que encaje en la temática del filme. Una buena opción, casi de paso universal, podría ser algún tema de John Barry (Memorias de África).
Tampoco queda bien curiosear los últimos vídeos cochinos, que siempre incorporan sonido con el volumen a tope, mientras el cura ensalza la sacrosanta institución del matrimonio ante los novios. Por muy gracioso que sea ese grupo de whatsapp debes hacer un esfuerzo y contenerte en el día de tu boda.
De la misma manera que hay un montón de situaciones en las que no es educado utilizar el teléfono, también existen otras tantas en las que todo se reduce a una cuestión de sentido común. Imaginemos el caso de un sofisticado ladrón de joyas. De nada sirve inutilizar alarmas y echar Rexona sobre el entramado de haces láser para saber por dónde colarse, si en el momento más delicado nos llama un comercial de Pinchatel para ofrecernos un móvil sin lactosa o con omega 3. De igual forma, no es aconsejable mantenerlo activo si estás invadiendo un país, que se supone que es una cosa que debe hacerse con sigilo (manual para invadir un país).
La conclusión que quiere transmitir este pequeño manual es que no debemos ser demasiado tiquismiquis con el asunto. Si compartimos espacio con alguien más interesado en la periferia digital que en la cercanía corporal, respetemos la opción de esa persona, aguantando pacíficamente sus misteriosas risitas mientras esperamos que nos atienda. Eso sí, en cuanto puedas, coge su móvil / configuración / ajustes de idioma / Chino Mandarín.
"La libertad de utilizar un teléfono inteligente termina donde comienza la tontería del dueño" (Virgilio).


miércoles, 13 de mayo de 2015

MANUAL DE USO - BODAS




En un yacimiento próximo a Marina d'Or se han hallado vestigios de una celebración nupcial. Los primeros cálculos indican que esta boda se produjo hace aproximadamente doscientos mil años. Un hatillo de finos huesos, seguramente falanges del clan rival, formando un inequívoco ramillete de novia, más un cuenco de piedra, burdamente labrado, con unas peladillas dentro, son interpretados como signos inequívocos de que la raza humana, o lo que quiera que seamos, lleva ya tiempo con las exhibiciones públicas de amor; algo innecesario, por otra parte: con un correo es suficiente. La cosa es que esto no tiene visos de parar. Así que si te llega una invitación de boda difícil de esquivar, ahí van unas pautas que podrían serte útiles.
Investiga bien el nombre de los contrayentes. Podría tratarse de un error en el caso de que no te suenen de nada. Pero, atento! Tal vez sea el hijo de ese cliente importante a quien siempre le cuentas chistes de gays, y que ahora se casa con tu jefe. Más traumático será ver impreso en bonito papel apergaminado tu propio nombre junto al de esa persona que lleva tiempo quejándose de que no le prestas atención. Pongamos, no obstante, el caso más habitual. Se casa un amigo/a.
La despedida. Si eres hombre no hay problema. Este tipo de celebraciones son las más inofensivas del mundo. Embutimos al novio en un disfraz de cerdito, lo colocamos medio grogui en el compartimento de un tren, rumbo a la otra punta del país y a esperar que logre volver para la boda al día siguiente. Ahora bien, si se trata de una despedida de soltera Ojo! En los últimos años la escalada violenta en este tipo de eventos ha sido preocupante. Ciudadanos normales han sido agredidos a determinadas horas de la noche por hordas de hembras que, balbuceando extrañas lenguas, se dedican a satisfacer sus apetitos sexuales sin el menor preámbulo. Son mujeres normales, la mayoría con estudios y un comportamiento exquisito cuando se les cuela una anciana en el mercado, pero es ponerse una gorra con un falo sobresaliendo por encima y el hipotálamo comienza a hacer cabriolas y alegrías. Sí. Sonríes al leer cosas así, pero podría pasarte, créeme. Mi consejo es que salgas con tres pantys y nariz postiza.
Por si no lo has hecho ya, es el momento de configurar tus perfiles sociales impidiendo que nadie pueda etiquetarte. "Etiquetar" es una palabra que define el acto simbólico de asociar un calificativo a alguien, pero también significa colocar una flecha bien grande en las Redes señalando tu cara. Ahora imagina que una amiga tan simpática como simple escribe tu nombre bien visible en una foto de la boda, tramo final, en la que se te ve elegantemente espatarrada en el párking del restaurante, con la braga remetida y el careto inconsciente sobre una alfombra de ensaladilla predigerida. Estos son los documentos preferidos en recursos humanos.
Pero no adelantemos acontecimientos. Tú, como amiga especial de la novia, llegas casi tan radiante como ella, porque en un gesto de fair play que te honra has evitado sacar el cien por cien de tu arsenal; un poco como si frenaras en los últimos metros para dejar que la novia cruce la primera en esa carrera tan especial que es el matrimonio entre dos o tres personas. En este momento estás soltera, prefieres no comprometerte o tu novio está cerrando un trato millonario en Shangai, son respuestas a la misma pregunta, dependiendo de quién la realice. Es bueno llevar ensayadas cosas así, porque a medida que avanza la celebración ciertas áreas mentales se relajan. Quédate además con tres personajes básicos:
-Madura, elegante y con personalidad ante el atractivo cincuentón que parece suelto.
-Chispeante, moderna e inteligente ante el joven que huele a startup.
-Segura, impenetrable y antipática ante el amigo sobón de un exnovio. 
Luego están los camareros. Unas personas como nosotros, pero inmunes a la espantosa risa de la señora del fondo. En su lugar todos haríamos lo mismo: intentar emborrachar al mayor número posible de gente. Pero cuidado; hay quien no lo hace sólo por diversión. Cuando acaban el turno, algunos se colocan el uniforme de su segundo trabajo y esperan a la salida para hacerte soplar. Por eso mantienen nuestras copas siempre llenas.
Por último está lo del ramo. Tú no crees en esas cosas, pero tampoco pasas por debajo de escaleras ni te metes con la bruja del parque, así que entre risas de suficiencia, como si estuvieras por encima de la debilidad humana, te vas posicionando con suavidad y firmeza entre los primeros puestos de recepción. Cuando la novia lanza el ramo ya estás en modo tómbola, dispuesta a llevarte ese peluche a costa de lo que sea. Tras una parábola llena de suspense, el trofeo llega finalmente a tus manos, un metro más a la derecha de tu posición inicial, lo que explica que varias damas de honor y la tía soltera estén apelotonadas sobre el parterre junto a la escalinata. Más tarde, cuando veas los manchones de barro en sus faldas plisadas te entrará la risa.
Es mediodía, si has tenido en cuenta este pequeño manual, al entreabrir uno de tus ojos descubrirás sobre la mesita de noche las pruebas del éxito: varias tarjetas con números de móvil, el menú de la boda con una croqueta aplastada dentro, seis cucharillas de postre, el móvil de alguien que no paraba de hacer fotos y el ramo de la novia, que estuvieron a punto de quitarte por ser hombre. Toda la satisfacción almacenada en tu cuerpo, desde el sí de la novia, se concentra en un sonoro cuesco que dejas escapar con la plenitud del nuevo día, y una tos seca, inmediata, te avisa de algo inquietante: hay alguien más en tu cama.

lunes, 11 de mayo de 2015

MANUAL DE USO - VACACIONES DE VERANO



Ah! Esas vacaciones de la infancia en las que te tirabas dos meses en un pueblo remoto, aislado de la civilización, con días largos como los bocadillos de jamón reseco sin margarina que merendabas a diario, porque el súper era una mierda hueca con cuatro latas dentro. En fin, ahora recordamos aquello con nostalgia, idealizado por ese gran Berlusconi que maneja nuestra memoria, pero el 90 por ciento de lo que realmente pasaba se podría resumir en grillos, aburrimiento y mercromina. Sin embargo, las cosas han cambiado y en breve, como cada mes de agosto, te irás diez días a ese maravilloso lugar llamado Overbooking de Mar, un precioso pueblo de la costa que en verano centuplica su población y el precio del pan, y cuyo Ayuntamiento monta el último día una paella gigante con peyote para que la gente olvide el agobio de andar con las manos pegadas al cuerpo. Quizá sea este el momento de que valores alternativas a tu idea de unas buenas vacaciones.
"En breve te irás diez días a ese maravilloso lugar llamado Overbooking de Mar"
Para empezar, uno de los condicionantes más fuertes a la hora de hacer planes radica en el dinero. Pensamos que pasar una semana en el pueblo costero a media hora de casa va a ser más barato que largarnos a la otra punta del planeta. Atención ahí, porque si nos trasplantamos de país vamos a cortar de cuajo las cenas de compromiso y el "Ni se te ocurra! Esta la pago yo!". Luego está lo del metro cuadrado. Algo tan delirante como si cuanto más apretado viajaras en el metro más caro fuera el billete. Pero es así. Tras un estudio que cada año realizan en el bar de la Universidad de Wisconsin, se ha vuelto a constatar que la mezcla de agobio con el salitre de la playa es fuertemente adictiva, de ahí que suban el precio a medida que el camión de veraneantes se llena. No es que el metro cuadrado de apartamento fresco (porque el cemento aún no ha fraguado del todo) cotice en bolsa pero, a medida que se acerca agosto, la sensación del que aún no tiene reserva es parecida a la de esos fines de semana que te quedabas estudiando mientras los amigos se divertían en tu imaginación.
(continuará...)


sábado, 9 de mayo de 2015

MANUAL DE USO - INVADIR UN PAÍS


Invadir un país no es tan fácil como aparece en las noticias. Hace falta práctica y organización. Lo mejor es comenzar por cosas pequeñas. Por ejemplo, invadiendo la intimidad de algún amigo o el jardín del vecino. Cuando estemos seguros de que valemos para esto es el momento de lanzarnos. Qué hace falta:

Opción A
-Un ideólogo. Aunque se utilizan más para invasiones dentro de casa, los ideólogos van bien para crear un ambiente propicio. El mejor lugar para calentar a la población es desde las tertulias televisivas. Que si el país vecino nos roba tomates en los huertos de la frontera, que se traen la comida cuando vienen de turismo, etc.
-RRSS. Un aspecto innovador lo constituyen las redes sociales. Hazte un perfil atractivo, con un nombre sugerente, que suene bien en la mayoría de idiomas y dé una idea de por dónde van los tiros. Por ejemplo, Carlos Winner III.
-Una percha. Esto es básico. Alguien con arrugas en el uniforme no inspira confianza, aunque la percha no es para colgar la chaqueta, sino para llevarla puesta y que se te vea más cachas.
-Un ejército. Claro, esto puede ser difícil si no diferencias un cabo de una cuerda y lo más cerca que has estado del mundo militar ha sido viendo “Salvar al soldado Ryan”. Lo mejor entonces será que valores la opción de un ataque hacker, que también tiene miga.
-Nada de homenajes a Gila llamando al presidente del otro país para preguntarle qué día le iría mejor una invasión. No invades una nación para hacer amigos, sino para saquearla.
-Tener a toda la comunidad internacional en contra no es motivo para perder las formas ni el estilo. Seamos educados en todo momento. Se acepta un punto de cinismo, sin estridencias. Acariciar un gato puede ir muy bien para coger el "tempo".
-Originalidad. Si quieres ser recordado en los libros de historia debes construir un personaje distinto de cuantos han pisado el "Hall of fame". Huye de estilismos napoleónicos; eso ya no se lleva en absoluto. La tendencia este año es hipster normcore. La identidad corporativa hazla con estética de los 70 y tonos pastel.
-Dinero. Con  muchos millones podrías contratar mercenarios a porrillo, pero calcula bien, porque igual no te salen los número. Veamos. Si, por ejemplo, planeas invadir Francia desde España, necesitarás como mínimo un millón ochocientos mil hombres armados y bien adiestrados, además de cuerpos de mando, becarios, material militar pesado y logístico, etc. La broma podría suponer en los primeros dos meses alrededor de dos billones de euros, tirando bajo. Luego estaría lo del mantenimiento, con un apartado importante en cápsulas nespresso o compatibles. Calcula diez mil millones más cada mes. ¿Cuánto esperas sacar? Contando un impuesto del 10% para todos los vinos de Borgoña, los quesos, las películas de Asterix y la recaudación del Folies Bergère, seguramente tus ingresos no pasarían del billón y medio de euros. Seamos optimistas y pongamos dos billones. Lo comido por lo servido. ¿De verdad compensa tanto dolor de cabeza para tan poco beneficio?

Opción B
-Si cuentas con un capital astronómico, olvida cuanto hayas leído hasta ahora. No te hacen falta ni ideólogos, ni ejército, ni nada que suene a matón de colegio. Limítate a hacer lo mismo que hacen otras potencias: cómpralo. Es tan sencillo que hasta da miedo. Pero es así. Ve adquiriendo comercio tras comercio, poniendo bazares, peluquerías...; no sé, lo que se te ocurra. Luego sigue con los bares, haciéndolo de manera silenciosa, sin tan siquiera cambiar la decoración de Casa Pepe. Así con todos y cada uno de los bienes que constituyen el patrimonio de un país. Cuando por fin sea tuyo podrás cambiar hasta el abecedario. Bueno, modificando antes la constitución, claro. Buena suerte !!

miércoles, 6 de mayo de 2015

MANUAL DE USO - LA TECNOLOGÍA


Mesopotamia. Año 700 a.c. Un pastor encuentra un pequeño objeto brillante, metálico y romo entre las cagarrutas de una cabra. Durante un rato lo examina. No tiene sabor a nada, pero está frío como el casco de un asirio. Observando la base de ese chisme, el pastor descubre un dibujo extrañamente bello. Parece la silueta de una manzana mordida. Instintivamente lo aprieta y el objeto comienza a vibrar. Tras el susto inicial, una especie de inspiración divina le lleva a metérselo por el culo, y entonces sí que le sobreviene una revelación. Él nunca lo sabrá, pero una conexión entre agujeros negros ha traído ese artilugio desde el futuro, concretamente desde el año 2015, inicio de lo que luego se conocerá como el Paletolítico, en el que se producirá una floración descontrolada de artilugios y aplicaciones de todo tipo que convertirán al ser humano en un periférico del Ipad.
Actualmente son muchos los que vaticinan el fin de la burbuja tecnológica, imaginando que ya no cabrán más apps en Itunes y Google Play. Error. Todo esto no es más que la punta del iceberg, suponiendo que aún quede alguno porque, según asegura la FAES, los polos se han deshecho del todo y, mira tú, al final no ha subido tanto el nivel del mar. Desgraciadamente, no todas las aplicaciones son tan útiles para el ciudadano como las que controlan lo que pasa en el Ártico que, como su propio nombre indica, es la parte más elevada del planeta. Volviendo al enfoque general, está claro que esos pequeños iconos brillantes son la herramienta perfecta para el autista que llevamos dentro, capaz de recorrer durante semanas los pasillos de un hipermercado antes que animarse a preguntar dónde está el sirope. Pequeños artilugios cada vez más monos y sofisticados nos ayudan a caminar por la vida haciéndolo todo mucho más fácil. Pero, ¿de verdad es más simple aprenderse las características de un programa que te facilita, según la humedad relativa y otras variables, la dirección del horno más próximo con el grado de cocción idóneo para la composición, densidad y forma del pan que has elegido? ¿No es más sencillo ir a la panadería y escoger la barra que prefieras?
Alguien dijo, y yo suscribo, que la tecnología es el aspecto más vistoso de la civilización, capaz de hacer a las máquinas cada vez más inteligentes y a los hombres más tontos. Apoyaré esta afirmación con la descripción de las siguientes apps y gadgets de inminente aparición:
Tontako - Para Android y Apple, Tontako pregunta cualquier cosa por ti al usuario que tengas más próximo. Por ejemplo, una determinada calle o un comercio. Tiene fallos. A uno que buscaba impresoras de billetes le contactó con el smartphone de un policía que pasaba por delante.
Slipclean - Este wareable pone en entredicho la teoría evolutiva. Se trata de un chip adherido a la ropa interior que, a través de la app que incorpora, nos avisa cuando la prenda ya es medioambientalmente tóxica. Si necesitas una máquina para cambiarte los gallumbos, casi mejor no adoptes a un niño.
WhereBot - Uno de los más curiosos. Creado exclusivamente para el Ayuntamiento de Rebolleja del Ceño, un pueblo con 73 habitantes, y que permite localizar en cualquier momento la ubicación de todos los botijos del lugar. La versión de pago activa el micrófono camuflado en algunos de ellos.
GranoCam - A diferencia de otros chips subcutáneos, este aparatito no se coloca bajo la piel del antebrazo o mano, sino en la nuca. Su forma de grano purulento esconde una minicámara capaz de grabar en panorámica cuanto sucede a nuestras espaldas. También paga el pan, abre puertas, etc., siempre con ayuda de, al menos, una de las manos, como se especifica en nanoletra al pie del folleto.

*Elochentaporcientodelainformaciónqueapareceenestaentradaesfalsa.
*Consumirconprecaución.
*EncasodedudaconsultarconWikipedia.